11

– LEISHMANIOSIS CANINA.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

DESMITIFICANDO ESTA ENFERMEDAD: PUEDEN CONVIVIR CON PERROS SANOS.

Paula González, ha escrito este artículo para aclarar las dudas que nos surgen a la hora de adoptar o acoger a un perro con leishmaniosis.

¿Qué es?

La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria grave que puede afectar a los perros e incluso a las personas (sobre todo población infantil y personas inmunodeprimidas).

Se transmite a través de la picadura de un tipo de mosquito llamado flebotomo el cual transmite el parásito (Leishmania infantum) a través de la sangre diseminándolo por el organismo del animal (es lo que se llama transmisión vectorial, es decir, para su difusión requiere la presencia de un vector, en este caso el flebotomo). Por tanto, para que se produzca el contagio es necesario que el mosquito pique a un perro infectado, que el parásito se desarrolle dentro del mosquito y el mosquito transmita la enfermedad a un perro sano a través de su picadura.

Tiene la característica especial de que, una vez producido el contagio, los primeros síntomas de enfermedad pueden tardar mucho tiempo, incluso meses, en aparecer dependiendo del sistema inmune del perro ya que el periodo de incubación es de 2-6 meses a incluso varios años.

Como hemos dicho anteriormente, la enfermedad se contagia principalmente a través del flebótomo (transmisión vectorial). Sin embargo, se han demostrado otras vías de transmisión como son a) la venérea (un perro macho infectado transmite la leishmania a través de la monta), b) vertical o transplacentaria (la madre infectada se lo transmite a los cachorros) y c) por transfusión de sangre. 

Factores de riesgo en el perro

Hay varios factores que influyen en la aparición de la enfermedad en el perro como son:

  • Geografía: En España (salvo Canarias) la Leishmaniosis es una enfermedad endémica y por tanto, todo perro tiene riesgo de padecer esta enfermedad.
  • Lugar donde vive el perro: los perros que permanecen en el jardín de casa tienen más riesgo por tener un mayor tiempo de exposición a los mosquitos, sobre todo a temperaturas por encima de los 16ºC.
  • Edad: Son más susceptibles entre 1-2 años y los de más de 8 años.
  • Raza: Puede afectar a perros de cualquier raza aunque el Bóxer, Pastor Alemán, Doberman y Cocker Spaniel se consideran más predispuestas a la enfermedad.
  • Estatus inmunitario del perro: tienen mayor riesgo aquellos perros que padezcan otras enfermedades, si hay malnutrición, estrés, etc.
  • Procedencia: todo animal procedente de una colectividad (perrera, criadero, rehala, sociedad protectora, ect) es más susceptible de estar infectado.

Manifestaciones clínicas

Este parásito produce una severa inflamación de los tejidos y los síntomas que tendrá el perro dependerán de los tejidos que estén afectados.

De esta manera podemos encontrar problemas de piel, procesos digestivos, lesiones en los ojos, alteraciones de las articulaciones, aumento de los ganglios linfáticos, pérdida de peso, lesiones renales que producen insuficiencia renal, alteraciones neurológicas y vasculares, ect.

Prevención

El verdadero enemigo en la leishmaniosis es el flebotomo

  • Es fundamental proteger a nuestro perro con productos repelentes, como pipetas que contengan permetrina y/o collares especiales con deltametrina o flumetrina.  El efecto repelente de las pipetas suele durar 3-4 semanas y su eficacia puede disminuir con una exposición frecuente al agua. Por otra parte, los collares suelen tener una duración mayor, desde 5-6 meses hasta 8 meses y aunque el contacto ocasional con el agua no disminuye su eficacia, debe retirarse antes de que el perro se bañe. El personal veterinario estará a vuestra disposición para ayudar a elegir la mejor opción en cada caso. Los repelentes reducen el riesgo de infección pero no previenen la aparición de signos clínicos una vez que el perro ha sido infectado.
  • Mientras que la vacunación frente Leishmania reduce el riesgo de progresión de la enfermedad y la probabilidad de desarrollar signos clínicos, pero no de prevenir la infección.
  • Es por ello que el enfoque multimodal combinando el uso de repelentes y la vacunación es la mejor prevención, sobre todo en zonas endémicas.
  • Además, un diagnóstico veterinario precoz siempre es una gran ayuda en el tratamiento, por esta razón, recomendamos hacer chequeo de control a todos los perros, al menos una vez al año.

Tratamiento y control

Por vivir en una zona endémica, hay mayor riesgo de que los perros padezcan esta enfermedad.

Tenemos que recordar que la Leishmaniosis es una enfermedad crónica e incurable y difícil de controlar en muchos casos. Podemos llegar a tener una curación clínica del animal pero no parasitológica.

Aunque ha habido avances en los últimos años en relación al tratamiento de esta enfermedad, el tratamiento no es eficaz al 100% y por este motivo es de vital importancia realizar revisiones periódicas en la clínica veterinaria para poder enfocar el tratamiento en función de la evaluación por parte del veterinario.

¿Y si quiero adoptar un perro que tiene Leishmaniosis?

Si estamos pensando en adoptar un perro diagnosticado de Leishamnia hay que tener claro que se trata de una enfermedad crónica, como es la osteoartrosis, enfermedad renal crónica o diabetes entre otros, y que requiere controles periódicos veterinarios cada cierto tiempo (cada 3-6 meses) según el grado de severidad y el estatus inmunitario del paciente como hemos dicho anteriormente. Esto también implica administrar medicaciones, en muchos casos, de forma prolongada. No obstante, no todos los perros infectados por Leishmania están enfermos ya que, como hemos hablado al principio, influyen muchos factores, entre ellos, la nutrición, el sistema inmune del animal y el estilo de vida. Lo más importante es prestarles la atención y dedicación necesaria para poder brindarles la mejor calidad de vida posible y que, si se detecta a tiempo, podemos llegar a tener una curación de los síntomas y un perro feliz.   

¿Y qué pasa si tengo dos perros en casa y uno de ellos está infectado? ¿Me tengo que deshacer de él?

Absolutamente NO, pueden convivir perfectamente. No nos cansaremos de repetir que prevenir es mejor que curar. Además tenemos que recordar que esta enfermedad se transmite principalmente a través de un mosquito flebotomo. Si usamos pipetas o collares repelentes y vacunamos frente a Leishmania tendremos a nuestro perro protegido frente a esta enfermedad. Pero no sólo tenemos que proteger con repelentes al animal que está sano, sino también al que está infectado, ¡y durante todo el año! para evitar la transmisión del parásito a través de la picadura del flebotomo.

Es fundamental realizar un chequeo de control veterinario de enfermedades transmitidas por vectores como la Leishmania al menos una vez al año para ayudar en la detección precoz y sistemática de posibles contagios y más viviendo en una zona endémica como España.

Dada la posible transmisión de Leishmania de perro a humanos y siendo más vulnerable niños e inmunodeprimidos, ¿qué hay que hacer si tengo un perro con Leishmania y un bebé en la familia?

Lo más importante es que el perro y el bebé tengan una buena protección frente a la picadura de flebótomos usando pipetas o collares en el perro y protegiendo al bebé con mosquiteras.

Gracias, Paula González, por tu colaboración.

Un abrazo del equipo de SOS Weimaraner.

 

Lo importante salva una vida salva un braco de weimar

Ellos se lo merecen

Ayúdanos... Ayúdales

logo_teaming_vertical
Icons/ Casa acogidaCreated with Sketch.

¿Quieres ser casa de acogida?

Los corazones más valientes, el espacio de cariño y muchas veces de rehabilitación, sois las personas que hacen posible que sigamos rescatando.

Formulario de Cesión

Haznos llegar tus datos y seremos nosotros los que contactaremos contigo para buscar una solución para tu perro. Nos encargaremos de encontrarle un buen hogar.

La comunicación enviada quedará incorporada a un fichero del que es responsable SOSWEIMARANER.ORG. Esta comunicación se utilizará exclusivamente para tratar sus datos para atender su solicitud, siempre de acuerdo al Reglamento (UE) 2016/679 (RGPD), la Ley Orgánica 15/1999 (LOPD) y el Real Decreto 1720/2007 de desarrollo de la LOPD), sobre protección de datos. Sus datos no se comunicarán a terceros, excepto por obligación legal, y se mantendrán mientras no solicite su cancelación.

En cualquier momento usted puede ejercer los derechos de acceso, rectificación, portabilidad y oposición, o si procede, a la limitación y/o cancelación del tratamiento, comunicándolo por escrito, indicando sus datos personales a C/Ample,101 08225 Terrassa Barcelona o mediante un email a info@sosweimaraner.org.

"Mascarillas SOS"¿No las tienes?

Mascarillas premium

Mascarillas certificadas, higiénica, reutilizable, regulable y colgante. Logo con relieve.

Producto certificados. Reutilizable hasta 25 lavados a 60º. Compuesta por doble capa, sujeta a las orejas con una suave y cómoda tela.